Share This

Los ODS 2030 una oportunidad para promover trabajo decente y derechos laborales de los jóvenes

La inclusión del tema Trabajo Decente dentro de los Objetivos de Desarrollo Sostenible, ODS, en la Agenda  2030, implica para los gobiernos la generación de  políticas públicas intersectoriales para los y las jóvenes con una mirada de ciclo de vida, interculturalidad, género y diversidad. Estas conclusiones, fueron algunas de las que encontramos en el hangout denominado ¿Empleo juvenil digno y de calidad, posible post2015?, que se realizó el 30 de septiembre pasado, organizado por el Comité Interagencial de Juventud de Naciones Unidas y Juventud con Voz.

El debate on line fue moderado por Guillermo Dema, Especialista Regional en Empleo Juvenil y Trabajo infantil  de la OIT, con la participación de Berenice  Alcalde Castro del IMJUVE de México, Jefferson  Ramírez de la Organización Somos Más, Viviana Osorio, del Comité de la Juventud Trabajadora de las Américas y Guillermina Martín del Área de Práctica de Género del PNUD.

El evento, se dio pocos días después de que los Estados miembros de las Naciones Unidas acordaran por unanimidad la Agenda 2030 el pasado 26 de septiembre en Nueva York. En materia laboral, se llegó a la conclusión de que más de 600 millones de nuevos empleos deberán ser creados de aquí al 2030, sólo para seguir el ritmo de crecimiento de la población mundial en edad de trabajar; cifra, que representa, según la OIT, alrededor de 40 millones de empleos al año, y que tendrá que venir acompañada además, del esfuerzo gubernamental para mejorar las condiciones de los 780 millones de hombres y mujeres que trabajan, pero que no ganan lo suficiente para poder superar ellos mismos y sus familias, el umbral de la pobreza de 2 dólares al día.

La importancia del Trabajo Decente para alcanzar el desarrollo sostenible quedó puesta de manifiesto en el Objetivo 8, cuya finalidad es “promover el crecimiento económico sostenido, inclusivo y sostenible, el empleo pleno y productivo y el trabajo decente para todos”.

En este contexto, Guillermo Dema de la OIT, señaló que la inclusión de un objetivo puntual sobre trabajo decente y crecimiento en los ODS comprende indicadores relacionados con las juventudes, intentando garantizar y dar respuesta a la crisis del empleo juvenil, crisis que implicó que desde el 2012 la OIT hubiese adoptado una resolución específica sobre jóvenes, su acceso al empleo y su acceso al trabajo.   

Berenice Alcalde, del IMJUVE de México, destacó que la aprobación de los ODS implica para los gobiernos adoptar políticas públicas de acuerdo a las condiciones actuales, tanto del mercado, como de los jóvenes. “En América Latina hay una generación más educada, pero con menos acceso a empleo digno”. Y agregó: “En México, hay una alta tasa de informalidad juvenil; en el 60% de las ciudades, y en zonas rurales llega al 90%”.
 
Por ello, consideró necesario la coordinación de políticas publicas, revisar estrategias de empleo, generar diálogo  entre todos los sectores para poder llegar a la meta de generar empleo digno.

Por su parte, Viviana Osorio, del Comité de la Juventud Trabajadora de las Américas, explicó que “la tercerización laboral, los nuevos modelos de empleo y la flexibilización de las relaciones laborales, afectan sensiblemente a los jóvenes: “la mayoría de las personas que son contratadas en empleos temporales son menores de 30 años. Y en estas condiciones hay riesgo de mayor discriminación de desempleo recurrente, menores salarios, menor nivel de estabilidad y menor participación en el diálogo social”.

Destacó que desde el Comité, se adelanta la campaña “Dame esos Cinco”, que tiene el propósito de implementar estrategias diferenciadas para que más hombres y mujeres se afilien a las organizaciones sindicales, con el propósito adicional de renovarlas significativamente y que los jóvenes se puedan vincular a ellas, teniendo en cuenta que las organizaciones sindicales continúan siendo básicas e importantes  para la participación política y el fortalecimiento de la democracia.

Jefferson Ramírez, de Somos Más, explicó que para superar la problemática actual del empleo juvenil hay que verlo como un desafío desde la perspectiva de todos los sectores de la sociedad. “Es desde el liderazgo juvenil como se puede generar empleo y abrir nuevas ventanas y nuevos paradigmas para promover emprendimiento; que no solo se dependa de gobiernos y empresas  sino  que desde los mismos individuos se puedan generar cambios.”

Para Guillermina Martín del PNUD, la Agenda 2030 ha posicionado como problemas de desarrollo problemas multidimensionales, “cada objetivo de desarrollo sostenible esta relacionado con los otros, por eso la adopción de políticas públicas debe ser integral e intersectorial, ligada al ciclo de vida, intercultural de género y del cuidado”.


Conclusiones

  • Los  ODS hay que verlos desde una mirada integral e intersectorial que conlleve a dinámicas nuevas y pensar nuevas políticas públicas.
  • La inclusión del Trabajo Decente en la agenda de desarrollo es clave para que los Estados garanticen a las juventudes sus derechos en condiciones dignas
  • Es necesaria la coordinación de políticas publicas.
  • Revisar estrategias de empleo.
  • Es necesaria la inclusión  de parte de todos los actores para generar políticas públicas de trabajo digno juvenil.
  • Fomentar la vinculación y participación de jóvenes en organizaciones sindicales, necesarias para mejorar la participación política  y fortalecer las democracias.
  • Las políticas públicas de trabajo juvenil deben incluir a los jóvenes en situación de vulnerabilidad (afrodescendientes, indígenas, mujeres, migrantes).
  • Generar emprendimiento y  lideres de cambio, no es solo por la motivación de generar riqueza, sino por resolver desafíos que tenga la sociedad en diferentes contextos, contribuye también al desarrollo.
  • Todas las políticas asociadas al empleo, deben incluir miradas ligadas al ciclo de vida,  la  interculturalidad y el género.
  • Garantizar que el primer empleo sea digno y que haya una transición de la escuela al trabajo.
  • La información estadística y la creación de indicadores es clave para acercarse a la realidad del empleo juvenil y adoptar políticas públicas.
  • Los ODS implican también hacer un proceso de información y formación  para que los jóvenes reconozcan el empleo digno.
  • Políticas integrales y  afirmativas para poder atender las diferentes condiciones juventudes.

 

Trabajo digno y de calidad para los jóvenes, una meta a superar

Por Guillermo Dema (*)

En América Latina y el Caribe hay unos 108 millones de jóvenes entre 15 y 24 años. 168 millones si ampliamos el rango de edad hasta los 29 años. Sin embargo, los jóvenes que sin éxito buscan trabajo representan más del 40% del total de los desempleados y en el caso de las mujeres jóvenes la tasa de desempleo alcanza el 17,7% comparado con el 11.4% que afectó a los hombres jóvenes.   

A su vez, del total de jóvenes aproximadamente el 35% solo estudia; el 33% solo trabaja, cerca de un 12% estudia y trabaja al mismo tiempo y uno de cada cinco jóvenes no estudia ni trabaja; uno de cada 20 jóvenes no estudia, ni trabaja, ni desempeña quehaceres del hogar y tampoco busca trabajo, integrando un segmento social excluido y de alto riesgo. Entre los jóvenes que trabajan, un porcentaje elevado lo hace en condiciones precarias, solo 40% cotiza a un seguro de salud y 39% a un sistema de pensiones y más de la mitad (55,6%) tiene un empleo informal, lo que por lo general significa bajos ingresos, inestabilidad laboral, desprotección y no gozar de derechos laborales.

El objetivo de un trabajo decente para los jóvenes sigue teniendo plena relevancia en América Latina y El Caribe y se hace necesario priorizar: i) acceso a una educación de calidad que desarrolle competencias básicas para la vida; ii) incremento de oportunidades de formación laboral; iii) mejoramiento de la calidad del empleo y de manera particular la formalización del empleo; iv) articulación entre educación y formación para el trabajo que facilite hacer realidad la idea de una educación a lo largo de la vida y v) promoción de un ambiente propicio para el desarrollo empresarial sostenible.

Por otra parte, durante los últimos años hemos sido testigos de cómo el desafío del empleo juvenil ha adquirido mayor relevancia en todos los países de América Latina y El Caribe. Los jóvenes Latinoamericanos y Caribeños no han sido ajenos a ello. Han sido muchos y variados los espacios donde los jóvenes han opinado, debatido y consensuado acerca de las medidas que han de tomarse para enfrentar un desafío que de manera tan directa les afecta en sus vidas y para el desarrollo de una vida plena.

Se recogen a continuación algunos de los Foros y espacios donde las juventudes latinoamericanas  y caribeñas han propuesto recomendaciones concretas sobre el mundo del trabajo.

  • (Carta de Bahía) alcanzado en La Conferencia Previa de las Américas a la Conferencia Mundial de la Juventud – México 2010, realizada en la ciudad de Salvador, Bahia - Brasil, del 24 al 26 de mayo de 2010.
  • Agenda de desarrollo e inversión social en Juventud: Una estrategia post 2015 para Iberoamérica.
  • Proceso de consulta juvenil en materia de empleo y trabajo decente1 , llevado a cabo por la Organización Internacional del Trabajo.
  • Foro Regional Juventudes LAC 2014 (Quito)

Entre sus muchas recomendaciones hay un denominador común: “…que la promoción del empleo y el trabajo decente y digno para los jóvenes se situé en el centro de las políticas de desarrollo, empleo y juventud. Se debe de hacer un especial énfasis no sólo en la generación de mas puestos de trabajo, sino en la calidad del empleo y todo ello con especial atención en los jóvenes que viven en situación de mayor vulnerabilidad”

(*) Especialista Regional Empleo Juvenil y Trabajo infantil
Organización Internacional del Trabajo-  OIT

__________________________________________________________________________
1Foros Nacionales Juveniles llevados a cabo en 12 países de América, durante el primer semestre del 2012 con el fin de recoger las opiniones y puntos de vista de las juventudes latinoamericanas de manera previa a la 101ª Conferencia Internacional del Trabajo donde se adoptó una Resolución sobre la Crísis del empleo juvenil. Actuemos Ya. Para ver el documento completo de conclusiones y recomendaciones ver:
http://www.ilo.org/wcmsp5/groups/public/---ed_emp/documents/publication/wcms_191952.pdf