Share This

 

Por Nicol Garrido y Aleida Patarroyo
Con 27 años de edad, Giorgio Jackson es uno de los  líderes jovenes del Movimiento estudiantil chileno, que decidió lanzarse al ruedo  como candidato  en las elecciones parlamentarias  de su país  realizadas en noviembre de 2013 y  fue electo como diputado con 55.060 votos.
Jackson forma parte del movimiento político Revolución Democrática,  y es conocido  como uno de los dirigentes de las movilizaciones estudiantiles del 2011 siendo vocero de la Confederación de Estudianres de Chile (COFECH) .  Aunque se presentó como candidato independiente, fue apoyado por los partidos del pacto de centro-izquierda Nueva Mayoría.

Teniendo en cuenta la importancia del Movimientos estudiantil chileno como legado para los jóvenes de   América Latina, desde Juventud con Voz  les “seguimos la pista “ a los nuevos líderes políticos  e hicimos contacto  con Giorgio Jackson  quien nos habló  sobre qué  piensa hacer ahora como diputado,  y lo que significa ser parte de la generación de la democracia.

JUVENTUD CON VOZ: El movimiento estudiantil chileno es un icono en América Latina,  ahora pasan de la protesta a ser diputados, ¿cuál es el primer reto a superar en este nuevo rol?

GIORGIO JACKSON: Creo que existen muchos retos asociados a este paso institucional, pero el primero es lograr establecer un estilo de legislación que sea consecuente con los motivos que llevaron a la ciudadanía a elegirnos. Un segundo rol, pero no menos importante, es lograr entender a cabalidad el funcionamiento de las distintas esferas de la institucionalidad. De ésta manera, podremos tener un mejor diagnóstico, que nos permita no sólo criticar, sino presentar los cambios y transformaciones necesarios para lograr los objetivos del país.

 JCV: Usted proviene del movimiento estudiantil y se  dice que junto a los demás diputados jóvenes electos crearán  la bancada juvenil de este movimiento, ¿asumirán sólo las banderas de la educación o tienen previsto asumir las demandas de los  y las jóvenes en  todos los temas?

GJ: Sin duda la materia educacional va a estar en el centro de las discusiones en este próximo período, y nuestra cercanía al tema nos va a mantener muy cerca. No obstante lo anterior, el rol de diputados de la república exige sostener una opinión -ojalá bien fundada- sobre las distintas materias legislativas, no sólo los relativos a jóvenes. En lo personal creo que tengo mucho que aprender sobre otras áreas y espero apoyarme en equipos y asesores, tanto técnicos como políticos, muy preparados.

 JCV  ¿Usted considera que para lograr posicionar las ideas, no basta con protestar sino pasar a la formalidad de las instituciones?

 GJ: Creo que son ambas e incluiría que las instituciones, al momento de pensar las políticas públicas, nunca deberían estar tan despegadas de la participación ciudadana como lo hacen actualmente.
 
 JCV Ustedes son la primera  generación de la democracia en América Latina, que futuro prevé para la nuevas generaciones de jóvenes en la región ?

GJ: Espero que, a partir de nuestra experiencia de vida en democracia, podamos tener una mirada crítica sobre cómo mejorar el problema de la desigualdad, segregación y reproducción de élites que existe en nuestra región.

JCV: Tradicionalmente los parlamentarios más veteranos miran con  desdén  la presencia de los jóvenes en estos espacios de poder ¿tiene alguna estrategia prevista para que sus propuestas sean escuchadas en el parlamento?

 GJ: La estrategia principal tiene que ver con generar buenos diagnósticos, en conjunto con los actores sociales correspondientes, para dar paso a propuestas que logren persuadir y sumar la mayor cantidad de apoyos posibles. Disputar aquellas ideas en la opinión pública de manera que exista presión suficiente para poder generar las condiciones y concretarlas.

 JCV: Como parte de la generación  de la democracia  en la región,  cree usted importante crear alguna forma de integración de los parlamentarios jóvenes  de América Latina?

GJ: Si, creo que sería muy interesante conocer con mayor cercanía la experiencia de otros países de la región en torno a la renovación política.