Share This

20130527-jovenes-muralistas-hondurasSan Pedro Sula.- Las paredes  dañadas del ferrocarril de San Pedro Sula, fueron transformadas en coloridos murales, en una demostración de arte urbano expresado por 14 jóvenes de esa ciudad.   

El  grupo de  muralistas creó una obra de arte en la cual manifiesta mensajes positivos, a través de diferentes dibujos expuestos en el mural que está ubicado en una pared de la estación ferroviaria, en la  ciudad industrial.

Las imágenes son alegóricas a  la iconografía  sampedrana en particular  y muestra edificios, rostros y otros elementos que componen el paisaje urbano cotidiano de la metrópoli.
Promovidos  por la Agencia para el Desarrollo Internacional de los Estados Unidos (USAID) y el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), los   murales reflejan la alegría y otras expresiones positivas que suscitan valores encaminados a exaltar la  paz y la convivencia.

Este colectivo integrado por decenas de jóvenes capacitados por el proyecto Prevención de Violencia del PNUD, se ha propuesto convertir varios muros y paredes, en pequeños museos de arte popular.

En dos años, este grupo que surgió en el año 2005, ha pintado 30 murales en paredes que lucían deterioradas en barrios y colonias de las ciudades de Tela, Comayagua, San Pedro Sula, Choloma y La Ceiba.

Quienes integran estos  grupos son artistas aficionados, hombres y mujeres de diversas edades que buscan contribuir a reducir los índices de violencia, a través de sus virtudes artísticas.
Sus primeras obras que fueron pintadas en las periferias ahora se plasman en muros ubicados en zonas céntricas de las diferentes ciudades y su atractivo llama la atención incluso de turistas  que los usan como fondo  para tomarse fotografías. El éxito de esta iniciativa, dio paso para que varias alcaldías autorizaran a los jóvenes a pintar los postes de alumbrado público.   

Con este proyecto, el PNUD ha organizado  varios grupos de jóvenes  que aprovechan su tiempo libre para aprender a tocar batucada, pintar murales y bailar en zancos, como una forma de diversión, formación cultural y prevención de violencia.

Fuente PNUD Honduras