Share This

jovenes-indigenas-estrategiaJóvenes indígenas que hacen parte de diversos colectivos de México, Guatemala, Nicaragua, Panamá, Bolivia, Brasil y Uruguay se reunieron en la comunidad del Faisán Tututepec, Oaxaca, México,  los días 6 y 7 de agosto en la “Asamblea Latinoamericana de Jóvenes Indígenas: Construyendo un Plan Estratégico para la Vigencia de los Derechos de los Jóvenes Indígenas “.

El encuentro, enmarcó dos celebraciones a nivel mundial ; el día internacional de los pueblos indígenas (9 de agosto) y el día Internacional de la Juventud (12 de agosto). Se hizo  con el  objetivo analizar la situación de los derechos de las juventudes y pueblos indígenas en el contexto latinoamericano y definir estrategias de articulación e incidencia en espacios comunitarios, nacionales, regionales y globales.

Los jóvenes fueron convocados por la Comisión de Juventud y Niñez Indígena de la Organización de Mujeres Indígenas  Ciarena, la Red de Jóvenes Indígenas de Centroamérica y México e integrantes del Caucus Global de Jóvenes Indígenas.

Muchos pueblos indígenas continúan sufriendo las consecuencias de injusticias históricas, incluidas la discriminación, la marginación y el acaparamiento de sus tierras, territorios y recursos por la entrada de industrias extractivas. Los pueblos indígenas a menudo siguen siendo considerados retrasados, primitivos e incivilizados, donde se considera que su incorporación al mundo civilizado es equivalente a su desarrollo. En muchos países, la historia y la práctica continua de asimilación han tenido como resultado políticas públicas que han excluido a los pueblos indígenas y que son discriminatorias con respecto a sus culturas e identidades.

En el caso de los jóvenes indígenas, la pérdida y devastación de los territorios, la ruptura de la vida social y la acelerada entrada a la modernidad han provocado que sean precisamente los jóvenes las mayores víctimas del llamado progreso. Los daños a la salud que presentan los jóvenes indígenas no pueden entenderse como hechos aislados, sino en el contexto amplio de las condiciones de la vida que enfrentan los pueblos indígenas en la actualidad. En relación al acceso a la salud, los servicios no son integrales ni culturalmente apropiados, siguen existiendo actitudes racistas y discriminatorias hacia la población indígena, especialmente hacia las mujeres y juventudes indígenas. Les alarma la situación de violencia y represión hacia las juventudes en general y hacia las juventudes indígenas en América Latina.

La educación dirigida a la juventud indígena debe tomar en cuenta sus necesidades lingüísticas, culturales y sociales. Debe incorporar el rescate de la memoria histórica de los Pueblos, sus tradiciones, cultura y conocimiento tradicional. Esta medida conlleva el registro de la memoria histórica de los Pueblos Indígenas y su transmisión a las generaciones futuras a través de los textos oficiales, el material didáctico y la participación directa de los jóvenes indígenas y mayores conforme a sus tradicionales. Asimismo, no se deben privatizar las instituciones educativas de carácter público y gratuito.

Se deben diseñar estrategias oportunas y culturalmente pertinentes con miras a abordar los principales problemas de salud de los jóvenes indígenas, en forma que se garanticen sus derechos individuales y colectivos. Los servicios de salud orientados a los jóvenes deberían centrarse en ellos como un todo,en forma que se les preste una atención integral, que trascienda lo biológico e incorpore dimensiones espirituales y afectivas basadas en su cultura, para ellos es importante la incorporación de nuevos actores sociales en la atención de salud, como los terapeutas indígenas, los líderes comunitarios y los propios jóvenes.

Para las juventudes los medios de comunicación indígenas son clave para mantener la sobrevivencia de sus pueblos, a través de ellos se puede fomentar su identidad cultural, rescatar las costumbres, tradiciones, lengua, vestimenta, entre otros. También son importantes porque permiten tener acceso a la información, por ello es importante se garantice la libertad de expresión de los medios de comunicación indígena y detener los actos de criminalización de estas prácticas.

En el proceso de articulación de las juventudes indígenas como es la Red de Jóvenes Indígenas de Centroamérica y México ha contado con el acompañamiento de líderes de larga trayectoria como son la Dra. Mirna Cunningham indígena misquita de Nicaragua y vicepresidenta del Fondo para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas de América Latina y el Caribe.

El diálogo intergeneracional es la base para la transmisión del conocimiento y la vigencia de los derechos de las juventudes indígenas y sus pueblos, por ello las nuevas generaciones tienen la responsabilidad de continuar con los procesos históricos y colectivos de las y los mayores.