Share This

paz-colombiaPor Karin Andersson

El PNUD ha respaldado las acciones de más de 10.000 estudiantes universitarios en Colombia para participar en las discusiones de paz.

¿Por qué han aceptado los jóvenes la oportunidad de llevar a cabo acciones y participar en los esfuerzos por consolidar la paz en Colombia? ¿Quizá sea porque en más de 60 años los colombianos no han tenido ni un día de paz? En un festival por la paz el año pasado en la provincia Norte de Santander, una joven me dijo: “Esta es una oportunidad ideal de conocer un país que nunca he conocido realmente, un país en el cual nadie muere por culpa de la guerra”.



Colombia es un país con una geografía e historia únicas que ha producido una rica diversidad cultural. Cada región del país tiene sus propias normas culturales y sociales específicas. Teniendo esto presente, las actuales conversaciones de paz entre el Gobierno de Colombia y las guerrillas de izquierda FARC destacan la importancia de consolidar la paz a nivel local. Aunque es probable que se firme un acuerdo de paz muy pronto, es evidente que una paz duradera debe consolidarse desde la base.

La verdad es que, por mucho tiempo, los jóvenes de todas las regiones de Colombia han creado sus propios procesos, proyectos e iniciativas dirigidos a consolidar la paz y promover sus derechos y participación en los procesos de toma de decisiones que afectan sus vidas.

Esto incluye la Plataforma de Jóvenes por la Paz en el Meta, la alianza de jóvenes constructores de paz en Antioquia y la Escuela para el Liderazgo de Jóvenes en Nariño (ambas apoyadas por el proyecto del PNUD Alianzas Territoriales para la Paz y el Desarrollo).

En los últimos diez años, el PNUD Colombia ha estado apoyando la consolidación de la paz a nivel local en las áreas más afectadas por el conflicto del país, teniendo a los jóvenes como socio y actor crucial en esos esfuerzos. Ahora, en medio de las actuales negociaciones de paz, el PNUD ha respaldado las acciones de más de 10.000 estudiantes universitarios de todo el país para participar en conversaciones directas con la oficina del Gobierno colombiano a cargo de las discusiones de paz.

Un formato de festival, que combina elementos artísticos, culturales y académicos, ha sido una manera medio estupendo para que los jóvenes compartieran sus dudas, preguntas, sugerencias y esperanzas para el proceso de paz en curso.

El festival se llevó a cabo en nueve regiones diferentes y estaban abiertas a todos los estudiantes universitarios. Los foros incluyeron información completa sobre el proceso de paz y el espacio para que los estudiantes hicieran sus preguntas y ofrecieran  sugerencias, que se centraron en la forma en que se financiaría la implementación del proceso de paz, cómo el proceso de reintegración de los ex-combatientes se llevaría a cabo, y cómo asegurar una participación política plural de las FARC.

En ciertos lugares, algunos estudiantes son ahora los que comparten información sobre el proceso de paz con sus compañeros.

La adopción de la Resolución del Consejo de Seguridad sobre los Jóvenes, la Paz y la Seguridad es extremadamente importante para todos esos jóvenes comprometidos con la consolidación de la paz en sus comunidades. Es un reconocimiento formal de que los y las jóvenes desempeñan un rol importante y positivo en la promoción de la paz.

En Colombia, los jóvenes tienen un papel esencial en la implementación de la nueva Agenda 2030 y, dado este histórico momento en que el país puede finalmente ver el fin del conflicto armado, los jóvenes colombianos desempeñan un papel único para alcanzar el Objetivo de Desarrollo Sostenible 16, que  apunta a promover sociedades justas, pacíficas e inclusivas y es una oportunidad para que los jóvenes colombianos se apoyen en su papel especial de motores del cambio, pensadores fundamentales, innovadores y líderes.

Aprendiendo de los esfuerzos locales, el PNUD puede ayudar a hacer realidad esas resoluciones y objetivos. Necesitamos acelerar el ritmo y reforzar nuestro respaldo a los programas innovadores, de modo de seguir impulsando el liderazgo y la participación significativa de los jóvenes a la hora de consolidar la paz en Colombia.

(*)Artículo tomado del  PNUD