Share This

Esta semana la ciudad de Cartagena en el Caribe Colombiano, será la sede de la XXV Cumbre Iberoamericana de Jefes de Estado y el escenario donde los mandatarios definirán su apoyo y compromiso al pacto Iberoamericano de la Juventud. Max Trejo, Secretario General del Organismo Internacional de Juventud para Iberoamérica, habló con Juventud con Voz, sobre las expectativas  que hay frente a la Cumbre y el apoyo y compromiso de los jefes de Estado frente al Pacto de Juventud que de aprobarse implicará un salto en materia de desarrollo social para las juventudes de la región.

Max y su equipo, de la mano de las Secretarías e Institutos Nacionales de Juventud, recorrieron durante este año los diferentes países de la región, abriendo espacios de diálogo a través de los Encuentros Nacionales de Juventud en los cuales se recogieron las propuestas y apuestas de los jóvenes, teniendo como marco los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la Agenda 2030. 

JUVENTUDCONVOZ, JVC. Hablemos del nuevo OIJ, ¿Por qué fue necesaria una reorganización y en qué beneficia este cambio para los jóvenes de la región?
MAX TREJO, MT . Todo responde a un proceso de transición y luego de transformación institucional. La refundación, en definitiva, se origina en la necesidad de adaptarse, actualizarse, mejorar y generar capacidades institucionales que nos permitan ejercer un liderazgo constructivo y colaborativo en la región. No es cuestión de un cambio de nomenclatura, mero branding; es promover la convicción de que las cosas pueden hacerse de una manera diferente, con una visión de trabajo inclusiva y rompedora que motive, que movilice y que esté en sintonía con los nuevos desafíos en la región.

En resumidas cuentas, el OIJ era y es: era una organización de concertación de políticas públicas. Hoy, es una herramienta potente, un instrumento capacitado de acción que, más allá de las instituciones, ahora se centra en las personas. Nos hemos actualizado para los jóvenes, poniéndonos a la altura del enorme talento iberoamericano, y así, sentando las bases de un nuevo patrón: escuchar, analizar, actuar.

Con esta reciente etapa de redefinición, el OIJ ha exaltado su nueva singularidad y naturaleza como único Organismo Internacional público en materia de Juventud, demostrando el claro propósito de articular la Cooperación Internacional en beneficio de todas las personas jóvenes de nuestra región con un entusiasmo actualizado y renovado.

En OIJ tenemos un nuevo modelo, éste consolida un espacio de encuentro e interacción directa con la juventud"

Pensamos en las personas, personas jóvenes. "Tenemos un nuevo modelo, éste consolida un espacio de encuentro e interacción directa con la juventud", pero también con los actores y entidades que convergen en la mejora y el desarrollo integral de sus vidas.

JVC.  Esta semana empieza la Cumbre Iberoamericana de Jefes de Estado, ¿cuáles son las expectativas frente a este evento?
MT. Este es un momento único, tras una década en la que no existió Cumbre alguna en Juventud, y probablemente, no vuelva a repetirse en al menos otra década. Tenemos ahora, por tanto, la oportunidad irrenunciable de poder garantizar el beneficio de las juventudes. Esta misión es inaplazable y nos urge. Una misión histórica. Se lo debemos a cada uno de los 160 millones de personas jóvenes que han de heredar un mundo más sostenible y solidario, más igualitario y comprometido. 

Hemos venido abogando, junto con Colombia Joven, para que hoy la Cumbre tuviera la connotación Juventud en su lema. Es un momento en el que coincide una Cumbre con temática de Juventud, el inicio de una agenda de cooperación global (Agenda 2030) y la consolidación de un organismo internacional pensado en las personas (OIJ). Un dulce contexto, una coyuntura única. "Nunca antes se ha tenido la posibilidad de conciliar realidades y esfuerzos orientados al desarrollo integral y la protección de los derechos de las y los jóvenes iberoamericanos de manera inmediata y decidida".

De cara a la Cumbre, destaca el arrojo del OIJ, que por primera vez en los 25 años de Cumbres en Iberoamérica se ha atrevido a innovar, a cambiar la manera de hacer las cosas, acercando la política y el ámbito decisorio a los más jóvenes, contando con su voz, como actores estratégicos del desarrollo, de manera efectiva e inclusiva a través de los Foros Nacionales de Juventud que previamente pusimos en marcha en todos los países.

JVC. ¿El OIJ que eventos tiene previsto realizar en el marco de la Cumbre?
MT. La actividad del OIJ en esta Cumbre será muy intensa, incluyendo diversas jornadas de trabajo multisectorial. Durante meses hemos venido construyendo un gran Pacto Social de abajo hacia arriba, teniendo a todos los jóvenes de Iberoamérica como participes. Ahora, durante la Cumbre vamos a conformar la Alianza Internacional de Cooperación en Juventud.
Dicha Alianza tiene por objeto trazar una senda viable hacia la inclusión social, impulsando una asociación intersectorial orientada a articular sinérgicamente las agendas de Juventud para la implementación de la Agenda 2030, así como constituir el espacio para la aplicación de los acuerdos del Pacto Iberoamericano de Juventud.

Al mismo tiempo, en el marco de esta Cumbre se dará el acto de refundación institucional del Organismo. La propia Cumbre servirá de contexto que dote de herramientas y una nueva vida a este Organismo Internacional de Juventud para Iberoamérica.

JVC.
¿Qué es el pacto de Juventud?
MT. El Pacto Iberoamericano de Juventud, que será sometido a la consideración de la XXV Cumbre Iberoamericana de Jefes de Estado y Gobierno, es un Pacto Social que abordará propuestas multidimensionales, basado en acciones concretas, como resultado de un diagnostico detallado, y que contribuye a erradicar la transmisión intergeneracional de la desigualdad y las incertidumbres actuales hacía nuestros jóvenes, así como, al mismo tiempo, promover válidamente su empoderamiento y emancipación en toda la región.
"El Pacto contiene 21 acuerdos con la finalidad de fijar conjuntamente las prioridades y acciones que permitirán seguir avanzando, ahora con mayor impacto, en el desarrollo integral de las juventudes iberoamericanas", estableciendo marcos comunes que orienten la inversión, garanticen el desarrollo integral y la protección de sus derechos.

JVC. ¿Cómo se piensa implementar en cada país el pacto por la juventud y a cuantos jóvenes se piensa llegar?
MT. La vocación del Pacto es acción, para todos los países. Nuestro horizonte se sitúa en cerrar las brechas y abismos entre las situaciones de desequilibrio que viven las personas jóvenes. En Iberoamérica no existe una juventud homogénea, sino juventudes diversas y dispares. Éste es el mayor tesoro de nuestra región, una juventud culturalmente rica y heterogénea. El Pacto Iberoamericano de Juventud es representativo de todas y cada una de estas personas, y les pertenece a todas, de manera inclusiva. Evidentemente, sus acciones lograrán mayor y más rápido impacto en los grupos juveniles más desfavorecidos, los más excluidos y los más carentes.
Además, los asuntos de juventud son transversales y fundamentales para el crecimiento sostenible de todos los países. Los jóvenes son un segmento poblacional ineludible, herederos del futuro. Ahora en la etapa de implementación, los acuerdos del Pacto necesitan ser verificados y monitoreados por una comisión del OIJ establecida ad hoc a tal efecto; garantizando la diligencia en el empleo de esta herramienta de la que se nos dota, procurando la apropiada ejecución de las iniciativas que en él se contemplan, avalando un tenaz seguimiento en los resultados de las mismas, y evaluando la calidad del impacto positivo ocasionado.

Nunca antes se ha tenido la posibilidad de conciliar realidades y esfuerzos orientados al desarrollo integral y la protección de los derechos de las y los jóvenes iberoamericanos de manera inmediata y decidida"

JVC. En cuanto a la participación juvenil, ¿que se tiene previsto para promover e incentivar a los jóvenes en participar activamente en los asuntos económicos, políticos y sociales de sus países?
MT. En primer lugar, hay que señalar que el propio Pacto Iberoamericano de Juventud se construyó mediante la participación directa de los jóvenes. Tenemos que re-adaptarnos a los nuevos retos y las nuevas oportunidades que implica el siglo XXI. Los jóvenes iberoamericanos son enteramente sociales y destacan por su capacidad de generar nuevas vías de incidencia y participación en la vida pública, de manera alternativa. Las redes sociales y las movilizaciones son ejemplo de ello.

Hoy las personas jóvenes son nativos digitales y se encuentran híper-conectados, de manera instantánea demandan cambios rápidos y eficaces, aprecian la inmediatez, y su influencia en el desarrollo del entorno es total, mediando en su contexto local y también en el global. Debemos seguir empoderando políticamente a la ciudadanía joven, aún hoy en los canales tradicionales de participación democrática persisten obstáculos, y nuestra juventud no siempre tiene la posibilidad de expresarse y, en ocasiones, de recibir un soporte gubernamental.

El Pacto Iberoamericano de Juventud se centra en estas situaciones, e incluye acuerdos específicos en tal sentido, por ejemplo: posicionando la participación de las personas jóvenes en la consecución de la Agenda 2030 y los Objetivos del Desarrollo Sostenible, impulsando la participación en los asuntos públicos y en las estrategias nacionales de desarrollo a través de un programa iberoamericano de liderazgo político juvenil, y fomentando la participación de las personas jóvenes en la generación de opinión pública, consolidando espacios institucionales y alternativos de comunicación, deliberación y expresión.

JVC. Una de las alternativas al empleo juvenil es la innovación y emprendimiento, ¿estos temas están incluidos en el Pacto, y como se piensan motivar y concretar esto con los jóvenes?.
MT. El emprendimiento y la innovación son partes fundamentales en el Pacto Iberoamericano de Juventud, por supuesto que tienen cabida. El mundo está siendo objeto de profundas transformaciones en todos los campos, y está cambiando de manera acelerada hacia un nuevo modelo de crecimiento.
Una de las grandes apuestas en el Pacto es la formación en habilidades, skills que fortalezcan competencias en las personas jóvenes y favorezcan su integración en el marco de los nuevos empleos de la llamada cuarta revolución industrial, mejorando la pertinencia entre los sistemas educativos y las demandas de los nuevos mercados laborales.
Del mismo modo, sabemos de las dificultades que hoy permanecen para el acceso al primer empleo entre las personas jóvenes. Sino lo encuentran, lo van a crear. Por ello necesitamos impulsar y explotar la cultura emprendedora en la región. El Pacto contiene iniciativas para incrementar el protagonismo de las personas jóvenes en los ecosistemas de emprendimiento y en el desarrollo de proyectos de innovación social, además de diversas acciones destinadas a impulsar el uso de las tecnologías en sus emprendimientos.

JVC. Ustedes han venido trabajando el tema del voluntariado juvenil, ¿qué tal ha sido la experiencia y cómo piensan involucrar a más a jóvenes?

MT. Es cierto, con anterioridad hemos tenido la suerte de recibir el acompañamiento y el soporte del PNUD para explorar el desarrollo y diseño de iniciativas en este sentido. OIJ también ha escoltado y promovido las diversas políticas públicas y experiencias nacionales que en la última década se desplegaron con esfuerzos particularmente importantes en la promoción del voluntariado juvenil.
Inspirados en las buenas prácticas y las experiencias acumuladas hasta la fecha, el OIJ quiere hoy contribuir en el fortalecimiento del voluntariado juvenil en Iberoamérica.  Para sumar más voluntades, el Pacto Iberoamericano de Juventud no se ha olvidado del tema voluntariado, y el voluntariado debe aprovecharse y subirse a este hito que representa el Pacto. De esta manera, contaremos con la participación multidisciplinar de la juventud en la transformación social a través de un nuevo y más completo programa iberoamericano de voluntariado.

El Pacto Iberoamericano de Juventud contiene 21 acuerdos con la finalidad de fijar conjuntamente las prioridades y acciones que permitirán seguir avanzando, ahora con mayor impacto, en el desarrollo integral de las juventudes"

JVC. Finalmente ¿Cuál es su mensaje para los jóvenes de la región de Iberoamérica?
MT. No ha significado lo mismo ser joven ahora que hace veinte años, hoy nos enfrentamos a nuevos desafíos, pero también contamos con nuevas oportunidades. El Organismo Internacional de Juventud para Iberoamérica trabaja pensando en las personas jóvenes de la región. Somos una plataforma de acercamiento, punto de encuentro entra la agenda pública y la agenda privada y cuando hablamos del Pacto, hablamos de acuerdos que persisten en el tiempo, porque en cinco años habremos conseguido superar nuestros obstáculos y barreras. 
Ser joven significa ser transformador social. Creemos en éste papel protagónico, y éste es el mejor momento para ser joven. Ustedes, las personas jóvenes, son la razón de nuestra existencia. De ustedes es el futuro, que comienza y construyen cada día.