Share This


La XXV Cumbre Iberoamericana de jefes de Estado que concluyó este sábado en Cartagena de Indias, Colombia,  aprobó  el Pacto Iberoamericano de Juventud, que fue ratificado por 22 países.  El  Pacto busca, principalmente, propiciar el desarrollo integral y la protección de los derechos de los jóvenes, y contempla acuerdos como la promoción de sociedades plurales con igualdad de oportunidades para todos -alejadas de políticas discriminatorias- así como el impulso para el intercambio de datos, información, e investigaciones sobre este grupo etario teniendo en cuenta la profundización de su participación en la conducción de asuntos públicos y en la elaboración de estrategias de desarrollo.

Jessica Fayeta, directora del PNUD para América Latina y El Caribe, sostuvo  que el Pacto no solo constituye un compromiso grande de los Estados, sino también un reto al que hay que incluirle metas e indicadores, que permitan evaluar los resultados del programa tanto en los objetivos propuestos como en el tiempo de su realización. Al tiempo, reiteró el compromiso del PNUD  de apoyar al OIJ y a los jóvenes como protagonistas  para la puesta en marcha del Pacto y anunció que a través de ONU voluntarios se creará el Programa Iberoamericano de Voluntariado Juvenil.

Max, Trejo, Secretario General del OIJ afirmó: "después de 10 años se logró que la Cumbre atendiera el llamado de los jóvenes y se convirtiera en un espacio de participación efectiva. Nosotros quisimos aprovechar la oportunidad como organismo internacional de juventud para hacer un gran diálogo, un proceso participativo de abajo hacia arriba".

Por su parte, la Secretaria General Iberoamericana, Rebeca Grynspan y el presidente de Colombia Juan Manuel Santos, recibieron de manos de algunos de los líderes jóvenes el Pacto. En su momento,  Colombia, como país organizador, manifestó que la intención del gobierno fue avanzar en una cuidadosa  evaluación  que permitiera establecer los compromisos necesarios por parte de los distintos países, en el propósito de cerrar muchas de las brechas que tienen hoy en materia de igualdad, salud, empleo, entre otras, los más de 160 millones de jóvenes de la región.

En el mismo sentido, diversos participantes del encuentro expresaron cómo este Pacto representa justamente un avance en la solución de estos fenómenos, al abogar por impulsar una oferta educativa coherente con la realidad juvenil; al estimular iniciativas de empleo dirigidas a los jóvenes iberoamericanos; al favorecer la inserción social, económica y política de aquellos en situación de discapacidad y a reducir las tasas de embarazos no deseados en la adolescencia, con acciones como la implementación de un programa regional a favor de los derechos sexuales y reproductivos y, finalmente, a reforzar las prácticas culturales y deportivas, mediante iniciativas regionales. 

“En el diseño del documento participó la población joven de los 22 países que integran la comunidad iberoamericana”, subrayó el presidente Juan Manuel Santos al clausurar la magna cita regional, y agregó, “el texto, abarca compromisos en temas como la inclusión, la participación, una mejor educación y por supuesto en asuntos claves como el empleo”.

Conoce los contenidos del Pacto aquí